Una foto, una mirada

Mirar imágenes es lo que más me gusta del mundo. Desde pequeña observo todo lo que me rodea y las fotografías siempre han sido parte de mi vida. Siempre que puedo abro el mueble de madera que hay en una de las habitaciones de la casa de mi madre donde ella guarda una caja llena de fotos. Fotos antiguas que cuentan una historia. La historia de mi familia. A veces me pregunto por qué no me dedicaría a la fotografía, aunque en sí me dedico a la imagen. Pero es en movimiento y aunque también cuentan historias, nunca me ha parecido que sea lo mismo. Me fascina como fotógrafos de todo el mundo nos hacen ver aquello que nosotros no vemos a través de sus objetivos.