Mantenimiento de mi armario cápsula

Se acerca Septiembre, uno de mis meses favoritos. Y ya voy pensando en el otoño, deseando que llegue lo antes posible. Este otoño se aproxima con varios cambios, así que ahora estoy con un poco de nervios en el cuerpo. 

Normalmente, cuando llega el cambio de armario es cuando decido lo que me quedo y lo que no, pero esta vez, he decidido desprenderme de la ropa de verano que no me he puesto. No voy a guardarlo todo y esperar hasta el año que viene para ello. 

Creo que haciendo esto es más fácil para mi saber que necesito en la siguiente temporada. Así que me he puesto manos a la obra. Y sorprendentemente, este verano me he puesto muy pocas cosas. Tengo dos cajones de camisetas que a penas he tocado.

Sinceramente, no sé cómo ha ocurrido esto. Supongo que cada día me hago más consciente de que no necesito tanta ropa como siempre he pensado. O quizás lo que antes me encantaba ya no lo hace. 


Una de las cosas que tiene vivir en Málaga es que el verano se alarga hasta Noviembre. A ver, podemos llevar algo de abrigo ‘light’ por las noches, pero seguimos con una temperatura estable y sin frío. Así que tengo que mezclar ropa de verano con algo de invierno. No mantengo toda la ropa de verano, pero gran parte sí. Sobre todo camisetas y faldas que más adelante me pueda poner con medias. 

Es buena época para las camisetas de manga larga, como las de COS. Si tienes calor, las remangas y listo. Ya empiezo a sacar los vaqueros y los pantalones fluidos. Otra opción, las camisas para esta época del año me encantan. Y mantengo las Birkenstock fuera, porque con vaqueros me flipan.  

Por supuesto, es el momento de las Converse, las negras y las blancas. Posiblemente, los zapatos que más me pongo. Me resultan cómodos y muy ponibles con cualquier cosa. 

Fotografías por Estefanía González en Wedding Estudio
Suscríbete a la newsletter ‘Carta de la Editoraaquí

Deja un comentario