Gel exfoliante Verbena de L’Occitane

El Gel exfoliante Verbena de L’Occitane ha sido todo un descubrimiento. Me encantan los exfoliantes. Antes usaba mucho, muchísimo el guante de Crin, pero leí en algún sitio o lo vi en la tele, que era el sitio con más bacterias del baño. Al igual que las esponjas (también he dejado de usarlas).

Me imaginaba una ciudad de microorganismos viviendo en ellas, así que al final decidí abandonarlas y que pasaran a mejor vida.

Bueno, pues este gel exfoliante tiene micropartículas –¡enanas!– y eso me pareció al principio un inconveniente. Pensaba que no exfoliaría bien, pero resulta que sí, que deja la piel muy suave y con un agradable olor. El olor, también lo vi mal. No me gustaba mucho el olor. Pero luego en la piel sí que me gusta, y bastante. Lo único, me deja la piel muy tirante, por lo que es fundamental aplicarse crema hidratante después de su uso.

Estoy más acostumbrada a los productos que tienen partículas mucho más grandes. Tipo cáscara de nuez machacada o algo así. Y mira que soy fan del jabón exfoliante de Kiehl’s –¡me encanta!-, pero este podría comprármelo de nuevo.

En verano es fundamental exfoliarse para que el moreno de la playa o de la piscina sea más homogéneo. Y siempre viene bien retirar la piel muerta. En los pies, codos y rodillas es muy necesario en verano. Sobre todo en los pies, puesto que con las sandalias y las chanclas los talones sufren mucho. Y así evitas que salgan durezas y grietas en ellos.

Eso es algo en lo que me fijo mucho y me da una grima absoluta. Así que procuro tenerlos lo más perfectos posibles.

Lo hay en dos formatos

· Pequeño de 70ml (5€) que está muy bien para llevar de vacaciones en la maleta o para usarlo en las manos antes de la manicura en casa.

· Grande de 250ml (14,50€) perfecto para usar en casa una vez a la semana.