Gabrielle de Chanel – mi nueva fragancia

Esta entrada viene un poco tarde. Empecé a elaborarla después de mi último cumple, hace unos meses atrás, pero he estado muy liada últimamente y no he podido pasarme mucho por aquí.

Llevo muchísimos años llevando la misma fragancia, porque no soy muy de cambiar de olor y porque siempre me gustó mucho como huele mi colonia de siempre Aire de Loewe. Que por supuesto la sigo teniendo.

Pero mi padre me regalo Gabrielle de Chanel por mi cumpleaños (es en noviembre, por si no lo he dicho nunca). Y me sorprendió mucho el olor. Es intensa, pero fresca a la vez. No empalaga. A mí las colonias y perfumes de Chanel me gustan mucho, pero no para llevarlos yo. Pies desde que la probé no me la déjalo de echar ni un día. Me encanta como huele en mi piel. Y mucha gente me ha dicho que huelo muy bien. Así que va perfecta en mi.

Quizá sea un olor para otoño invierno y no tanto para verano, aunque seguramente la siga usando en primavera. Seguramente en verano vuelva a Aire que es más fresca. Pero está claro que me he lanzado a usar otras fragancias y a no ser tan clásica en este tema.

Por supuesto, acompaño esta fragancia con uno de mis labiales favoritos. Un rojo-ciruela mate, también de Chanel. Al ser tan oscuro lo aplico de dos maneras diferentes. Para el día, me pongo un poco en los labios y lo entiendo con la yema de los dedos a toquecitos. Y para la noche, me pongo dos o tres capas de labial y lo aplico con ayuda de un pincel para que quede homogéneo en color y así poder aplicar más cantidad.

Este labial es una edición especial limitada que salió para Navidad y por eso es rojo el botecito, pero creo que todavía lo puedes encontrar en las tiendas. En la wed de Chanel puedes encontrar dos de los tons que había. Salieron cuatro tonos diferente de rojos, dos mate y dos satinados. No tienen nombre, están numerados y van del 1 al 4. El mío es el tono Nº2.

*Esta entrada no ha sido patrocinada. Todo lo que aparece en ella es mi verdadera opinión.

Deja un comentario