Champú en seco · ¿Sí o no?

¿Te gusta el champú en seco?

Reconozco que siempre me ha parecido una guarrada. Prefiero lavarme el pelo y listo. Pero creo que si no tienes tiempo, por ‘x’ motivos, puede ser una buena solución para que nadie te pille con el pelo sucio. No hay cosa que odie más que ver un pelo sucio.

La primera vez que lo vi fue en una serie inglesa, aunque era casero. La protagonista iba a salir con sus amigas a cenar, pero no le daba tiempo lavarse el pelo y secárselo, porque tenía flequillo y tenía que alisarlo. Total, que cogió polvos de talco, puso un poco en las raíces y se sacudió el pelo. Las amigas al verlo se quedaron alucinadas de lo bien que quedaba el pelo así. Y les explicó que era igual que el champú en seco, pero más casero.

Si lo piensas tiene sentido. El polvo de talco lo que hace es absorber la grasa, por lo que desaparece ese brillo indeseable, sinónimo de que el pelo está sucio.

Nunca he usado el champú en seco, pero mi hermana y algunas amigas son asiduas. He visto el resultado y es alucinante. No te deja el pelo limpio, pero si que te quita la grasa, por lo que parece que no está sucio, pero tampoco limpio.

He ido varias veces a comprarlo, pero cuando me pongo a verlos me aburro. Es que hay muchas firmas diferentes y para objetivos diferentes. Con brillo, los que aportan volumen, para el pelo rizado… Además, creo que la liaría, por lo menos las primeras veces. Y al final, todo es tan engorroso, que prefiero lavarme el pelo.

 

Opciones de champú en seco

Los hay low cost, como el de Batiste (muy conocido) que sale por unos 4€ y lo puedes encontrar en Perfumerías Primor o Aussie que sale por unos 6€. Y más caros como el de Oribe por 46€ en Net-a-Porter.com.